Research Department: Collaborations
06-06-2022

Los tipos negativos preparan sus vacaciones

Guillermo Serrano. Heraldo de Aragón.

El Banco Central Europeo (BCE) parece estar listo para despegar en julio y empezar a abandonar la senda de tipos negativos. Ahora es más una cuestión de cuán fuerte y rápido aprieta el banco central y de cuánto puede resistir la economía y los mercados financieros. El mercado ya ha metido hasta 100 puntos básicos de subidas en el año, lo que supondría situarse por primera vez desde 20214 en niveles de tipos positivos. Una decisión más estética que practica, ya intentar controlar mediante política monetaria una inflación que principalmente es de oferta, es decir, provocada por roturas se stock, por frenos en cadenas de producción, por escasez de microchips etc., parece poco acertado. Sin embargo, el hecho de que el mercado lleve tiempo descontando este movimiento es cuanto menos tentador para el BCE; es la oportunidad que lleva esperando mucho tiempo para poder situar los tipos en positivo, o al menos en cero y abandonar así la irracional situación de tipos negativos. El BCE es consciente de que el efecto directo sobre el control de la inflación va a ser cuanto menos escaso, pero con esta decisión consigue ganar cierto aire y margen de maniobra ante futuras crisis y todo ello sin a priori impactar en exceso en los mercados. Mientras el mercado descuente subidas, el BCE subirá tipos y normalizará la situación siempre que no se vean impactos graves en la economía y crecimiento de Europa.


Volver
{COOKIES}